lunes, 11 de mayo de 2009

Gasto público en educación: ¿cantidad o calidad?

Román Culebro Martínez

Uno de los factores más importantes que determinan el progreso económico de los países es la educación. Los países catalogados como desarrollados se caracterizan por contar con bajísimos o nulos índices de analfabetismo y una población con elevados niveles de escolaridad. En México todavía se tienen casi seis millones de analfabetas y la escolaridad promedio de los mexicanos es de 8 grados, cifra que es inferior a la del resto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) del que nuestro país forma parte.[1]